Search
  • Veronica Flamenco

Vacuna: El Nuevo Becerro de Oro

Updated: Aug 19

Yo, a conciencia y de cara a Cristo, jamás tendría el valor de promover una inyección experimental manchada con sangre de inocentes - cuya injusticia se continúa perpetuando a través del silencio de los gobiernos, organizaciones e instituciones que encubren deliberadamente los MILLONES de reportes de personas lastimadas (muchas gravemente lesionadas) y miles de muertes que estos químicos innecesarios ya han ocasionado alrededor del mundo en cuestión de meses.

Además, no tendría la cara para apelar al "bien común” cuando sé que el bien común empieza por proteger a los más vulnerables, aquellos que no tienen voz, aquellos cuyos cuerpecitos desmembrados y explotados son justificados para “salvar a la humanidad” de una plaga fabricada cuyo nivel de supervivencia es más del 98% a nivel mundial y cuyos remedios eficaces injustamente los han suprimido - cometiendo así un gran crimen de lesa humanidad.

Tampoco tendría el valor de hacer el llamado a “salvar vidas” cuando sé que semejante químico (muchos comprobados que son tóxicos) NO previenen la enfermedad NI detienen el contagio. Nos lo han dicho los mismos que las crearon. ¿¡Qué parte de esto no queda claro!? Aparte, cómo podría invitar a “salvar vidas” cuando claramente este experimento solo está sumando más víctimas fatales - y perpetuando la cultura de muerte.


Esta soy yo a conciencia, una simple mortal incapaz de conocer el corazón humano y sus intenciones; una simple Católica con gran deseo de vivir en la verdad y luchar por la justicia y la paz.


Querido hermano, hermana, si un promo de mero juicio “prudencial" te hace dudar ó te motiva a entregarte a esta arma de destrucción masiva, lo único que yo puedo hacer por ti es rezar para que Dios te ilumine y para que seas más obediente a tu conciencia y a los mandamientos de la ley de Dios - QUE SON ABSOLUTOS - que a los mandamientos de los hombres.

Utilicen su inteligencia (iluminada por la fe) y el sentido común para sacar sus propias conclusiones. No se dejen arrastrar por el miedo ni el sentimentalismo. Vayamos hacia adelante con paz, alegría, prudencia y con la mirada puesta en Dios, Nuestro Salvador.


Jesucristo y Su Verdad que nos libera están de nuestro lado.


"Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá. Indícame, Señor, tu camino y guíame por un sendero llano. No me entregues a la furia de mis adversarios, porque se levantan contra mí testigos falsos, hombres que respiran violencia. Yo creo que contemplaré la bondad del Señor en la tierra de los vivientes. Espera en el Señor y sé fuerte; ten valor y espera en el Señor.” Salmo 27

"NO TENGAS MIEDO” Jesús.


Veronica Flamenco


Recomendaciones:

El Cuento (covid) de nunca acabar

Si el Papa se vacunó, ¿yo también debería hacerlo?

La Iglesia y la vacuna experimental


2,099 views2 comments

Recent Posts

See All