Search
  • Veronica Flamenco

10 Datos médicos sobre las vacunas experimentales Covid-19

DIEZ DATOS MÉDICOS SOBRE LAS VACUNAS EXPERIMENTALES COVID-19

Dr. Shelley Cole, Medical Director AFLDS

1. No actúan como vacunas, según la definición común de vacuna.

A las vacunas en investigación COVID-19 se les otorgó un Uso de Emergencia basado únicamente en la reducción de los síntomas y no en la prevención de la transmisión del SARS CoV2. Una vez que se completen los ensayos, Moderna el 27 de octubre de 2022 y Pfizer el 31 de enero de 2023, se analizarán los datos y en ese momento es posible saber si una o ambas candidatas a vacunas reducen la transmisión viral. Nunca ha habido una situación en la que se haya distribuido una vacuna bajo investigación a millones de personas sanas bajo un conjunto de datos tan extraños.


2. La vacuna experimental solo atenúa los síntomas.

Las tasas de efectividad reportadas de 90% o más, se refieren a minimizar los síntomas de COVID-19, no a inmunizarlo contra el virus CoV-2 del SARS. Es por eso que la CDC todavía recomienda usar la máscara después de recibir la "vacuna" experimental. Aún se corre el riesgo de contraer el virus. Es similar a tomar Tylenol para reducir el dolor de cabeza, no para curarlo o para evitarlo.


3. No necesita vacunarse si ya ha contraído COVID-19.

Por lo general, las personas que contraen una enfermedad desarrollan una inmunidad natural de por vida y no hay razón para pensar que el SARS-CoV-2 sea diferente en este sentido. Las personas que ya tenían COVID fueron excluidas de los ensayos iniciales (lo cual es extraño dado que ahora lo recomiendan a personas que ya tenían la enfermedad). Existe evidencia de que la "vacuna" Covid podría ser más peligrosa para personas que ya han tenido la enfermedad ya que parecen desarrollar una reacción exagerada a la vacuna.


4. La vacuna experimental utiliza una nueva tecnología nunca antes utilizada en una vacuna.

Todas las vacunas actuales y pasadas usan antígenos, algo que el cuerpo detecta como extraño para nosotros. En contraste total, algunas de las vacunas COVID-19 usan el mensajero ARN modificado para programar nuestras células para que ellas produzcan un antígeno. Luego, después de que nuestras células producen el antígeno, nuestro sistema inmunológico lucha contra él.


Por primera vez, el sistema inmunológico está tratando de atacar algo que nuestro cuerpo ha creado. ¿El cuerpo lo considerará como "propio" o "agente ajeno"? Esto debe estudiarse de manera rigurosa y cuidadosa antes de administrarlo a millones de personas sanas en todo el mundo. Sabemos que la enfermedad autoinmune ocurrirá como siempre ocurre en algún porcentaje de las vacunas estándar. Pero nos preocupa que sea en porcentajes mucho más altos con esta nueva tecnología. Comprenda que usted acepta participar en un estudio experimental médico cuando se administra cualquiera de las vacunas COVID-19.


5. La “vacuna” puede enfermarlo más que si no la hubiera tomado, especialmente los ancianos.

La vacuna puede causar una reacción paradójica, mejor llamada como Enfermedad Magnificada por Anticuerpos ó Dependencia de Anticuerpos (ADE). Estos anticuerpos mejorados son extremadamente peligrosos para las personas, ya que realmente ayudan a que el virus ingrese a la célula. Si la persona vacunada con ADE se expone posteriormente al virus real, tendrá una reacción mucho más grave que si no hubiera recibido la vacuna. Los estudios muestran que los ancianos pueden ser más propensos a padecer Dependencia de Anticuerpos (ADE).

Los pasados intentos fallidos de crear una vacuna contra el SARS-CoV1, MERS-CoV y RSV, todos los coronavirus, fracasaron debido a esta enfermedad magnificada por anticuerpos ADE.


6. Se ha informado de inflamación en la placenta de mujeres embarazadas que reciben la vacuna. Tenga cuidado si desea embarazos futuros.

La "vacuna" está diseñada para crear anticuerpos que ataquen la proteína-S viral. Esa proteína es muy similar genéticamente a las proteínas producidas por la placenta. Se han reportado algunos casos de inflamación. Recomendamos a tener extrema precaución para aquellas de ustedes que desean embarazos futuros. Esta reacción podría afectar la futura maternidad. Simplemente no sabemos hasta qué extremo.


7. Existen medicamentos de prevención y tratamiento eficaces, seguros y asequibles para COVID-19.

Durante la pandemia, más de 250 estudios han demostrado que la Hidroxicloroquina o la Ivermectina son medicamentos asequibles, eficaces y seguros para prevenir y tratar el COVID-19. También se ha descubierto que los suplementos adicionales que incluyen vitamina D, vitamina C, Zinc y Quercetina son beneficiosos en el tratamiento de COVID-19.

Por el costo de los suplementos de venta libre y un medicamento genérico, generalmente menos de $25, la mayoría de las personas pueden recibir tratamiento. Sabemos que tiene mucho más sentido tomar medicamentos que se han utilizado miles de millones de veces en todo el mundo, que han sido aprobados por la FDA durante décadas con un historial de seguridad impecable, que probar una nueva tecnología experimental.

El mundo que no es de Occidente usa la Hidroxicloroquina libremente y goza del 1% de la tasa de mortalidad por COVID-19 de las naciones Occidentales.

8. Las muertes por COVID-19 simplemente no justifican el uso de ninguna "vacuna experimental".

Ahora conocemos la tasa de mortalidad por COVID-19 en todas las edades en los EE. UU. Según los datos de la CDC, la probabilidad de sobrevivir al SARS-CoV-2 sin ningún tratamiento es: 0-19 años (99,997%) 20-50 (99,98%) 50-69 (99,5%) y 70 > años (95%). El 80% de las muertes son mayores de 70 años con un promedio de 2,6 otras enfermedades médicas graves. Solo el 6% de las muertes ocurren en personas sin problemas graves conocidos. La edad promedio de muerte de un paciente con COVID-19 excede el promedio de expectativa de vida nacional (78 años). Por lo tanto, la mayoría de las muertes reportadas de COVID-19 murieron con COVID-19, no a causa de él.


La tasa de mortalidad es muy baja para la mayoría de las personas, similar a la gripe estacional. ¿Estaría dispuesto a tomar un medicamento experimental que reduzca los síntomas solo de la gripe? Deberíamos enfocarnos más en los grupos de alto riesgo de muerte por COVID-19, aquellos de 70 años o más y con múltiples enfermedades.


9. Los riesgos conocidos de las vacunas pueden ser graves.

Las vacunas disponibles actualmente han informado de riesgos conocidos que incluyen enfermedades neurológicas como mielitis transversa, parálisis de Bell, esclerosis múltiple, autismo y Guillain-Barre. Estos ya han sido reportados con las nuevas “vacunas” COVID-19. Sin embargo, la FDA limitó los ensayos de Fase 3 y acortó los períodos de pruebas tradicionales y ahora los ciudadanos del mundo entero son los sujetos del experimento (parte del estudio).


Estamos administrando la vacuna a personas con riesgo de muerte bajo o extremadamente bajo. Estos riesgos deben conocerse y sopesarse antes de que alguien decida vacunarse.


10. Las vacunas experimentales deben compararse con otros medicamentos terapéuticos para determinar con precisión el riesgo versus beneficio.

Siempre que tome algún medicamento, pregúntese si el riesgo de tomar ese medicamento vale el beneficio. Si la “vacuna” solo puede aliviar los síntomas, debe compararse con otros medicamentos que hacen lo mismo, como Tylenol o Hidroxicloroquina.

Los dos últimos ganan la comparación de riesgo vs beneficio sin duda.

Descargar documento en español en PDF

DIEZ DATOS MÉDICOS SOBRE LAS VACUNAS EX
.
Download • 521KB

Fuente original del documento en inglés:

https://www.americasfrontlinedoctors.com/wp-content/uploads/AFLDS-10-Facts-Experimental-Vaccine-Cole-4-12-21.pdf


688 views0 comments

Recent Posts

See All