Search
  • Veronica Flamenco

La voz de las mujeres en oposición a las vacunas contaminadas con el aborto

La voz de las mujeres en defensa del bebé por nacer y en oposición a las vacunas contaminadas con el aborto


El aborto es la masacre de los inocentes de nuestros días. Nosotras, como mujeres, deseamos que nuestro grito femenino se escuche en todo el mundo. Esta declaración nace del fondo de nuestro corazón materno, que se dedica a defender la causa de la vida y combatir la cultura de la muerte. Por lo tanto, afirmamos de todo corazón: "No seremos cómplices de la Masacre de los Santos Inocentes de nuestros días y, por lo tanto, nos negamos a aceptar todas y cada una de las vacunas elaboradas con células derivadas de fetos humanos abortados".


Aborto: la fuente de tejido fetal


Afrontemos honestamente la realidad del aborto. Aproximadamente uno de cada cinco embarazos en todo el mundo termina en aborto; esto es un estimado de 40 a 50 millones de abortos por año. Desde que el negocio del aborto comenzó, casi 2,500 millones de bebés por nacer han sido asesinados en el vientre de sus madres. Por un momento reflexionemos sobre esa cifra y tratemos de sondear este abismo insondable.


La crueldad excepcionalmente bárbara del siglo XX, con sus dos guerras mundiales mortíferas e ideologías aún más mortíferas, ni siquiera se acerca a la inmensa magnitud de esta masacre mundial del más indefenso de todos los seres humanos. ¿Cómo no podríamos tener este hecho firmemente en cuenta mientras concientizamos deliberadamente sobre la moralidad de las vacunas hechas a partir de células derivadas de fetos humanos abortados?


Este genocidio de los no nacidos es impensable en su magnitud, pero es igualmente inconcebible en su atroz brutalidad: la forma del asesinato de estos bebés es increíblemente bárbara. Pongamos ante nuestros ojos algunos de los métodos de aborto quirúrgico preferidos. Imaginemos a un bebé nonato de nueve semanas después de la concepción: Puede dar volteretas, fruncir el ceño y tragar. Para abortar a este niño por nacer, se inserta un tubo hueco con una punta afilada en el útero de su madre y se conecta a una poderosa aspiradora que lo desgarra en pequeños pedazos que se succionan en una botella y que luego se desechan.

Imaginemos ahora a una niña por nacer al final del tercer mes en el vientre de su madre: Puede llorar en silencio, y a veces lo hace, y puede sentir dolor. Para abortar a esta niña por nacer se inserta un par de fórceps en el útero de su madre para agarrar y torcer sus huesos, hasta que su cuerpo se desmiembra por completo, su columna vertebral probablemente se rompa y su cráneo se aplasta al ser arrancada del cuerpo de su madre.

Por último, imaginemos a un niño por nacer de 20 semanas: Puede reconocer la voz de su madre. Para abortarlo, el médico inserta una aguja larga en el abdomen de la madre e inyecta una solución salina fuerte que él traga; el veneno corrosivo lo quema por dentro y por fuera. En un día la madre dará a luz a su bebé muerto o moribundo. Muchos de esos bebés nacieron vivos y luego se dejaron desatendidos para que murieran. Esta es una muerte más cruel que la de los niños sacrificados en el Gehena, el valle cerca de Jerusalén donde los antiguos israelitas una vez sacrificaron a sus propios hijos quemándolos vivos en las manos del ídolo cananeo Moloch. Los fuegos del infanticidio los consumieron más rápidamente que las pequeñas víctimas de estos tiempos. Hoy hace un frío glacial en las manos de Moloch: El niño se estremece hasta que se queda quieto y silencioso, acostado en un charco de sangre que rápidamente se enfría. Una vez envuelto cálidamente en el útero, ahora yace sin vida en una habitación estéril, desnudo de la cabeza a los pies, sin nadie que lo lamente o llore.


El "fruto" de la investigación del tejido fetal


Como si la mera cantidad y brutalidad de estos abortos no fuera suficiente, ahora se están recolectando partes de cuerpos de bebés abortados con el propósito de investigación médica en una especie de historia de terror feticidio de nuestros días. Los abortistas han admitido haber modificado los procedimientos quirúrgicos para garantizar que los investigadores dejen intactas algunas partes del cuerpo y las puedan utilizar. Imagínese el mismo niño, no quemado por la solución salina, sino entregado vivo al horror similar del sacrificio humano de los aztecas, que arrancaban los corazones de los vencidos mientras yacían sin respiración en los altares de los sacrificios. Después de nacer, tal vez por cesárea[4], el bebé siente un dolor insoportable cuando el abortista le corta el riñón muy rápidamente, sin anestesia, para que su órgano pueda enviarse durante la noche y mantenerlo fresco para el investigador cómplice. ¿Cómo podemos beneficiarnos voluntariamente de su sacrificio mediante el uso de una vacuna que utilizó los cuerpos de estos bebés abortados en cualquier punto del proceso de producción, sin importar cuánto tiempo hace?


Sin embargo, algunos afirmarán que este mal de décadas pasadas yace detrás de nosotros, mientras que otros argumentan que usar una vacuna contaminada con el aborto es moralmente lícito porque la cooperación en el mal es "remota". Pero ¿estas posiciones reflejan la verdadera amplitud y gravedad de la situación? El mal de usar líneas células fetales abortadas involucra no solo el asesinato original, sino la comercialización en curso del cuerpo del niño, así como la negativa definitiva a enterrar sus restos profanados. Además, el uso de tejido fetal abortado en el desarrollo de intervenciones médicas ciertamente alimenta, y siempre lo hará, la búsqueda de nuevo tejido fetal abortado. Las líneas de células fetales simplemente no duran indefinidamente y los fabricantes de vacunas tienen un fuerte incentivo para encontrar nuevas líneas de tejidos fetales que coincidan con las antiguas, eligiendo experimentar con bebés abortados del mismo sexo y aproximadamente de la misma edad. Esto ha ocurrido varias veces en las últimas décadas con la línea celular fetal abortada más reciente desarrollada en 2015. Además, debido a la notable falta de protesta por el uso de líneas celulares fetales, la investigación biomédica con niños abortados se ha expandido en las últimas décadas para incluir la recolección y el tráfico de cuerpos de bebés no nacidos asesinados para su uso en investigaciones que normalmente se consideran no éticas para realizar en un ser humano. Moloch nunca está satisfecho.


Todos estos males sólo se perpetúan y promueven mediante la aceptación pasiva de una vacuna contaminada moralmente de forma "temporal". Reflexionemos sobre el hecho de que la vacuna MMR, que fue desarrollada en 1971 y comercializada por Merck, ha sido recomendada como un deber moral debido a su potencial para reducir el síndrome de rubéola congénita (lo cual no logra). La MMR contiene un componente de rubéola moralmente comprometido que requirió casi 100 abortos separados para desarrollarse, y a pesar de las declaraciones de nuestros prelados de que los Católicos que usan la vacuna deben oponerse a su uso de otras formas, todavía está en uso después de 50 años. Ni las voces de los pastores ni de los fieles han ahogado la aprobación tácita de sus actos. De hecho, la aceptación general a las vacunas contaminadas con el aborto, particularmente por parte de los Cristianos, solo ha contribuido a la cultura de la muerte. No podemos quedarnos atrás mientras el uso de fetos humanos abortados en la investigación médica se normaliza gradualmente como una parte "desafortunada" de la medicina moderna. Es hora de que el clero y los laicos enfrenten con valentía este horror y defiendan el derecho a la vida de los más vulnerables con “máxima determinación”. ¡Se debe poner fin a esta raíz perversa del aborto!


Las vacunas Covid-19 y el tejido fetal

Consideremos ahora el caso actual de las vacunas COVID-19, muchas de las cuales utilizan líneas celulares fetales abortadas, ya sea directamente durante el proceso de fabricación o indirectamente a través de pruebas. Hay quienes sostienen que ese uso no es solo moral, sino que es un acto real de caridad hacia el vecino a la luz de la gravedad de la pandemia. Consideramos humildemente que tales declaraciones, incluidas algunas oficiales emitidas por obispos e incluso el Vaticano, se basan en una evaluación incompleta de la ciencia de la vacunación y la inmunología, y rogamos a los proponentes que re-evalúen sus declaraciones a la luz de los siguientes hechos:


1. Las vacunas candidatas que, según se informa, utilizan células fetales abortadas "solo durante las pruebas" utilizaron las células HEK-293 [Riñón embrionario humano-293] como parte integral del desarrollo de su ARNm candidato y las volvieron a utilizar para confirmar la eficacia del ARNm, a veces a través de más de un tipo de prueba confirmatoria.

2. No se ha probado rigurosamente la eficacia de las candidatas a vacunas en cuestión para prevenir la infección o la transmisión del SARS-CoV-2, sino que se evaluó la reducción de la gravedad de los síntomas en aquellos que desarrollan “casos confirmados” de COVID-19. Incluso esta evaluación del modesto efecto protector puede estar seriamente inflada.

3. La tasa de supervivencia promedio de la infección por SARS-CoV-2 es superior al 98,3%, y no es probable que se vea afectada significativamente por vacunas con tan poca eficacia.

4. La vacuna tiene entre 5 y 10 veces más probabilidades de producir reacciones adversas que las vacunas contra la gripe, y causa entre 15 y 26 veces más dolores de cabeza, fatiga y mareos (según los datos del VAERS). La vacuna también ha provocado muchas reacciones más graves y numerosas muertes. Los datos de seguridad que se han recopilado son insuficientes para determinar los posibles efectos a largo plazo.

5. El carácter experimental de la vacuna hace que instar, coaccionar u obligar a las personas a tomarla sea una violación directa de la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos.


En conjunto, todos estos factores demuestran que las declaraciones que justifican el uso de las candidatas a la vacuna COVID contaminadas con el aborto no solo ignoran la gravedad y la inmediatez de los crímenes cometidos contra los no nacidos, sino que ignoran la evidencia científica sobre la enfermedad y la insuficiencia de los candidatos a vacunas actuales y sus riesgos conocidos y desconocidos.


En conclusión, como Cristianos estamos llamados a ponernos en la mente de Cristo y unir nuestros corazones al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María. Por tanto, no cooperaremos en este inmenso culto infanticida. Ya no podemos ofrecer este grano de incienso a Moloch. Ha llegado la hora de que imitemos a los primeros Cristianos en su disposición a dar su vida por la Verdad. No seremos cómplices. ¡Es hora de luchar y alzarnos!


+ 8 de marzo de 2021

Fiesta de San Juan de Dios, patrón de hospitales y enfermos.


Carta: La voz de las mujeres en defensa del bebé por nacer y en oposición a las vacunas contaminadas con el aborto. Descarga la carta en PDF que incluye el nombre de las 250 mujeres y las fuentes de los datos citados en la misma >

La voz de las mujeres en defensa del beb
.
Download • 121KB

214 views0 comments

Recent Posts

See All